viernes, 5 de octubre de 2012

espiritualidad


Hasta la espiritualidad se está convirtiendo en un producto de consumo y yo en una consumidora.

Me siento un poco así cuando voy a hacer Tai Chi, en coche, oyendo musiquita occidental y al llegar, nos saludamos muy orientales todos, el profesor (¿habría que decir maestro?) lo hace con soltura y los demás de momento, sosteniendo la sonrisa rígida.

Quería empezar a hacer ejercicio cuanto antes, después de un tiempo sin moverme, aprensiva con un tobillo accidentado y habiendo dejado de fumar.

Y sí, se hace ejercicio practicando Tai Chi, parece mentira, con movimientos lentos pero también se suda.

Y qué bonito es que los nombres de los movimientos sean tan líricos:

-Manos como nubes
-La grulla blanca despliega las alas
-Coger el tigre y subirlo a la montaña

Pero no hay que dejarse engañar por la lírica, el Tai Chi es un arte marcial y los movimientos son de lucha, solo que comercializado para el consumo occidental y vendiéndonos el bienestar personal.



Al final, cuando nos vamos a casa sintiéndonos etéreos y pasamos por la sala en la que hacen body balance, nos asomamos y vemos a la profesora gritando, qué brusco y mundano nos parece todo eso. Lo sé, aunque nadie lo diga expresamente.

En realidad yo lo que quiero es avanzar y poder empezar a usar la espada.

HIA!


17 comentarios:

  1. La espiritualidad... es una vejez más a las que se acogen los minusválidos emocionales... luego están los libros para pijos, los de la autoestima, esos del Coelho.
    Mejor, suéltate el pelo.
    Vuélvete loca.
    Respira.
    Mándalos a todos al carajo.
    Y cálzate un tacón alto, píntate los labios de rojo, quítate el hipo.
    Y vuelve a soñar.
    Sácate los obstáculos que de por medio te van poniendo.
    Esas zancadillas, sortéalas como charcos.
    Y coge esa espada. Ve a buscarla hasta a la Guerra de las Galaxias...
    Y empieza a pelear la vida como Zorr@.

    :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Todo esto es porque es viernes? te veo lanzada!

      Eliminar
  2. Y lunes, martes, miércoles, jueves... como en la canción....
    Lánzate tú también.
    :)

    Un besazo!!!

    P.S. Si supieras lo jodida que estoy... hasta te reirías de mi comentario.

    ResponderEliminar
  3. yo estoy enganchada es en el Bikram yoga :)

    namaste!

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja, otro ole a la Zarzamora.

    Yo he practicado tai-chi y es muy bueno para las articulaciones, pero lo más importante de todos estos ejercicios, yoga, etc. es que verdaderamente seas consciente de tu cuerpo y, sobre todo, empezar con estiramientos si hace tiempo que no practicas.

    No te recomiendo tacones aunque me encanta verlos en el blog de Eva.

    Abrazos y a ponernos en forma.

    ResponderEliminar
  5. Creo que es una cuestión de mentalidad. El otro día, a propósito de la visita de Ravi Shankar se decía, que justamente, éste era el Mc Donalds de la religión. Pero creo que está en uno llegar a lo más profundo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. no conozco el tai chi pero probé el yoga y no va conmigo, yo soy demasiado vulgar para estas cosas y para sentirme bien necesito sudar como una cerdita en la elíptica, la cinta, o haciendo step.

    aunque sabes qué, el caso es hacer algo porque es muy bueno para el cuerpo y cuando seamos más mayores nos lo agradecerá.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  7. En oriente bailan sevillanas y cantan flamenco....

    El secreto del timo está en lo exótico.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Claudia, cuanto tiempo sin pasar por aqui, pero es que ultimamente me dedicao a oras cosas.

    Yo me rompí el pie, un mes y medio con la escayola y tambien he dejado de fumar así que ahora me puesto a bailar zumba, empecé con un dia luego dos y ahora boy tres,es una pasada y tambien digo, con lo que esta pasndo por el mundo. Un besazo que me enrrollao.

    ResponderEliminar
  9. Claudia, ¿cómo dejaste de fumar?
    ¿Cómo se hace?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sarco: tienes que empezar a ver las ventajas de verte como no fumador. Si yo he podido tú también puedes y no esperes a tener un buen momento, porque no sirve más que para ir alargando hasta el infinito.

      Eliminar
  10. Va a sonar fatal lo diga como lo diga, así que, no rebuscaré una frase delicada para decir que no practico ningún deporte, ni arte marcial, ni nada que se le parezca. Eso sí, sudo en mi trabajo tinta (china, china, que ya sabemos que es más espiritual ;))
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  11. El tai chi es un arte marcial, interno... se simulan los movimientos para aprender a manejar la propia tensión interna, la lucha que ocurre dentro nuestro, antes que afuera. Por eso no es de ataque y aun un golpe de codo viene enlazado de una respuesta del otro, sin daño alguno: el Tui Shou... pero bueno, espiritualidad es lo que uno necesita Ahora, necesitando sudar moviéndose suavemente, o utilizar mañana la espada para expresar lo que quieras. No hay mas secreto que eso creo!
    me gustó mucho encontrarme esta noche de domingo con este post!
    gracias!
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que me encanta. Me encanta vernos reflejados en el cristal moviéndonos todos a la vez, no sé si tengo el espíritu, pero me gusta el Tai Chi, espero que se note que todo está escrito con ironía.

      Eliminar
  12. jaja, muy divertido.! yo también fui a tai-chi hace unos años pero nunca me sentí tan espiritual! (claro que tampoco quería la espada!

    HIA!

    ResponderEliminar
  13. y estás en camino, el verlo como algo exótico, el que rechine puede que sólo sea el miedo a lo distinto...
    Todo lo que hacemos contiene algo espiritual, hasta el body balance, sólo que en distintas sintonías. Incluso el ir en coche al gimnasio puede ser espiritual, o pretendías ir en dromedario o burra??


    Hice una vez Tai-chi, con una maestra amiga en un pueblito de la Huesca ocupada, y la verdad es que me gustó más por lo que yo sentía que por el arte en si, la respiración, el sentir dónde está tu cuerpo, tu centro en cada momento, es una sensación muy chula. Supongo que cuando cruce mi camino con otro maestro volveré a practicar.

    Me alegro que hayas dejado de fumar, un nuevo naces, un nuevo respirar, una nueva sonrisa.

    Abrazos

    ResponderEliminar