jueves, 25 de agosto de 2011

genética





Suelo pensar que a mis hijas las hice yo sola, que únicamente llevan mis genes.

El lunar que se repite, hacer un rollito con la lengua, esa nariz azteca y lo demás. Todo mejorado.

Pero cuando las veo andar de espaldas,  y les miro las largas piernas, me acuerdo de que hubo un padre que puso algo.



27 comentarios:

  1. Jajajj
    Sí, siempre suelen dejar alguna huella aunque nos pese.
    Me arrancaste la sonrisa.
    Besos, Claudia.

    ResponderEliminar
  2. Inevitable, pero los genes más "jodios", son los ocultos, esos que te saltan a la cara cuando verbalizan y empiezas a buscar... ¿y esto de dónde ha salido?

    Como los del carácter, y lo peor es que ni se sean los del padre, sino los de la suegra, etc.

    ResponderEliminar
  3. La genética, además de una ciencia, es una cabrona.

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja

    Tuyas nada más!

    cuando yo di a luz a mi hija, mi doctora me comentó: hija mía tu solamente pusiste la barriga...

    ResponderEliminar
  5. A mí me ocurre lo mismo con la pequeña Esmeralda...

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  6. Afortunadamente, se puede... contar con la otra parte para mejorarlo, solo para regenerarlo y engrandecerlo jajaja (no voy a pensar que mi hijo es peor que yo, porque su padre puso la mitad jaja). También me ha hecho gracia este post.

    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Permíteme decir que menos mal, o empezaríamos a sobrar (más).

    ResponderEliminar
  8. Seguro que las piernas de tus hijas son bellísimas, porque los hombres solemos esforzarnos en ciertos menesteres. :)

    Beso clonado.

    Carlos de Apenas penas.

    ResponderEliminar
  9. igual más que lo genético estamos hechos de lo vivido..asi que si hay algún gen medio indeseable vaya uno a saber si se manifiesta

    un saludo mendeliano (25 % de los abuelos)
    un 50 % dominante
    y otro 25% recesivo (pero quizás más importante)

    ResponderEliminar
  10. Pues acá en la casa habrá que revisar genética...mis peque no se parecen a su padre ( él dice que son clavados a él), se parecen poco a mi y tienen la forma de caminar de mi cuñada, las manos de mi cuñado y los pies de mi suegro...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Nos guste o no... Pues eso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y nada, nada, mucho menos ese padre, es casual...

    paz&amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  13. pero siempre van a ser nuestra versión mejorada...

    ResponderEliminar
  14. jajajaja, mi madre tuvo siete hijos y pudo repartir parecidos cómodamente, yo que no he sido tan prolífica a duras penas puedo encajar algunas semejanzas, pero benditos espejos con piernas que caminan.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. http://no-lo-suenies.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  16. mi hija se parece mucho a su padre y a su familia pero yo ya hace mucho que deja de ver algo de él en ella, vamos, es que no pierdo ni uno sólo de mis minutos en semejante tarea.

    lo quise muchísimo hasta que se convirtió en una de las personas que más daño me hizo en lo que llevo de vida, así que...

    biquiños,
    Aldabra

    ResponderEliminar
  17. Algo...Jeje. Bueno, la herencia física es lo de menos...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Si es que nos han hecho de una manera, y de ahí no hay quien nos baje.

    Saludos y buena tarde de sábado.

    ResponderEliminar
  19. Me haces sonreir. Los genes mandan, Claudia. No hay forma de evitarlo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Espero que tengan más lindas piernas que el padre!

    abrazo

    ResponderEliminar
  21. Los padres no existen... Son los reyes!

    (¿O era al revés?)

    ResponderEliminar
  22. Al final, lo importante de poner como en muchos otros verbos no es el infinitivo, sino saber conjugar esa acción en todos los tiempos verbales.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. cuántas señales damos mientras caminamos...

    ResponderEliminar
  24. La historia de nuestros antepasados esta escrita dentro de nosotros...

    ResponderEliminar