viernes, 17 de mayo de 2013

va pasando mayo



Llegó el mes de mayo, al que le dicen florido y hermoso,
y soñé que me moría.
No se suele morir en los sueños, uno se despierta justo a tiempo.
Pero chocaba violentamente contra la ladera del monte y me quedaba  incrustada.
La tierra en los ojos y la boca. Notando la presión.
Y no poder moverme. Sabiendo que era la muerte.
Bueno, hay muchos tipos de muerte, puede estar muriendo en mí cualquier cosa, no le voy a dar más vueltas.

Ya no me irrita que mi madre me regale cosas que no necesito. Ya no me molesta casi nada de mi madre. Ayer le volví a acompañar al hospital. Me dice que no hace falta, pero con la boca pequeña. Sé que se las apañaría, pero no me la quiero imaginar sola por esos pasillos inhumanos.
Pasillos llenos de gente esperando, gente paciente, gente de todo tipo sumida en sus pensamientos, gente joven y vieja, niños, sentados y de pie.

La noche anterior había ido al cine y no había nadie, nadie es nadie, la sala vacía, ni ruido de palomitas ni nada.
La película no me gustó. Me gustó el precio, hacían una oferta, pero no pensé en ella en  las siguientes 24 horas y eso es que no me gustó. Una memez pretendiendo ser atrevida, les quedó memo hasta cuando le dice te quiero meter el dedo en el culo.

De vez e cuando sigo mirando las fotos, las inquietantes. No me cansan. Ya no me inquietan. No me inquietan tanto. Bendito orgullo que nos libra de arrastrarnos y reptar.

Me gustan las mujeres de mi familia, algunas estamos marcadas por algo común reconocible, distintas pero reconocibles. Y me hace mucha gracia vernos juntas, mujeres de cualquier generación con ese común.
Y los hombres que están con nosotras no lo tienen fácil. Parece que nos entregamos, pero nunca nos tienen del todo.

Bendita luz
de besos en el cuerpo
y en el alma.

13 comentarios:

  1. Una estirpe de mujeres inconquistable.
    Eso está bien.
    Que se ponga bien tu madre.
    Y no te mueras ni en sueños.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Le debo mucho a mayo, mucho, y me jode que pase tan deprisa. Siempre lo digo: ojalá el calendario fuera un eterno mes de mayo.
    Me gusta lo que dices acerca de las mujeres de tu familia, en la mía ocurre algo parecido, mujeres fuertes, llenas de coraje, vacías de superficialidad, y prácticas, aunque se entretengan acariciando sueños en lugar de hacer encaje de bolillos ;)
    Salud, querida Claudia, que tu madre pueda dejar de lado el hospital. Y como dice Toro, de morirse nada, que el número de mayos es infinito :)
    Beso fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Podías poner el título de la peli, para no cometer el error de verla :D

    (Pena de mi, de no tener ya madre que me regale cosas que no me gustan y que me irrite)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Parece que son unas Amazonas indomables!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Claudia, como estas?
    Despues de una larga ausencia, he regresado, pero mi blog no funciona bien y me he trasladado a otro en wordpress. Mi direccion es http://romekdubczek.wordpress.com
    espero verte por ahi :) un abrazo,

    Romek

    ResponderEliminar
  6. Si te empotrabas en una montaña un poquito alta seguro que aún te incrustabas en nieve...

    En este mayo (hace dos semanas) se ha operado mi madre de un juanete, que puede parecer una operación sencilla, pero mi madre es una enferma profesional, con un historial que catalogan los mismos del hospital como "voluminoso", la he acompañado y lo que más veo en el hospital es soledad, las enfermedades son síntomas, no causas.

    Espero que lleveis lo mejor posible lo de tu madre, suceda lo que suceda.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hola Claudia.
    Cuando voy al cine y al día siguiente al despertar no me acuerdo de ella, lo tengo claro: no me gustó nada, seguro era pésima.
    Así que te comprendo.
    Y además te abrazo, sí.

    ResponderEliminar
  8. ¡pedazo de texto poético, Claudia!
    me encantó, en serio... ¡hablas de tantas cosas!

    hablas de aprendizaje, de aceptación, del miedo a la muerte, de la muerte en sí misma, de cómo nos afectan a veces los sueños...

    de cine...

    con la crisis dejamos de ir al cine, antes íbamos todos los fines de semana pero ahora nos lo pensamos más... esperamos al vídeoclub.... es lo que hay... eso sí, sigo mirando los estrenos, la cartelera...

    2 x 2, ni me suena.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  9. me gusta esa naturalidad con la que plasmas la cotidianidad no entiendo a los que no les gusta, será porque no daben verle su belleza y sino que te lo digan a tí.
    Saludos desde Tenerife, sencillamente me llamó la atención de tu blog su nombre, es igual que el de mi hija y ya se sabe... espero a partir de hoy encontrarte cada vez que nos quieras seguir contando.
    Besos cotidianos.

    ResponderEliminar
  10. me encasntó leerte. Dices tanto...me dejas pensando...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Esas constelaciones familiares
    Hermoso mayo, hermosa luz
    http://youtu.be/g1NRLl2wgcA

    ResponderEliminar