miércoles, 24 de noviembre de 2010

que no se enteren


No me importa que  me insultes,
yo sé que me quieres
No me importa que me pegues,
a mí no me duele
No me importa que me mates,
pero tus hijos no, mis hijos que no se enteren.

23 comentarios:

  1. Tremendo, es un ejemplo muy claro del sufrimiento que arrastran y ocultan muchas mujeres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A ella también debería importarle porque, entre otras cosas, es el único modo que tiene de salvarse.

    ResponderEliminar
  3. Tienes talento de escribir muy fuere.
    Un abrazo
    Anónimo 2

    ResponderEliminar
  4. fuerte (lo siento)
    Anónimo 2

    ResponderEliminar
  5. Escueto pero significativo. A mí me ha puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  6. Por desgracia se enteran y sufren.
    Saludos Claudia

    ResponderEliminar
  7. Algún día acabaremos con esta lacra.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ojalá llegase el día en que ninguna mujer tenga que decir eso nunca más...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Reina, hay que ver todo lo que cuentas en tan pocas palabras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡que fuerte Claudia! la lástima es que los hijos si que se enteran, si cuando mi marido y yo discutimos por tonterías y sin violencia, mi hijo se pone nerviosos ¡dejad de pelearos! ...y eso que no es nada importante. Algún día se acabará pero hasta que llegue hay que intentar educar a nuestros hijos en el respeto y sin machismo de ningún tipo...¡ánimo!

    ResponderEliminar
  11. En un hogar donde hay malostratos que los hijos no se enteren es, simplemente, imposible.
    El maltratador ejerce su violencia en el núcleo de la familia. Los hijos aprenden pronto a quitarse de en medio. La madre aprende a protegerlos, sobre todo cuando han crecido, escondiendo todo lo que puede las marcas, las humillaciones, el miedo. Pero aún así, sólo puede ignorar quien no quiere ver. [el egoísmo del ser humano también incluye la cobardía hacia la madre y el padre]

    ResponderEliminar
  12. no hay palabras para condenar tanta barbarie.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  13. Hay encuentros que son encontronazos.
    Qué horror, qué asco, que impotencia.
    Toda mi solidaridad, mi empatía y mi agradecimiento a los que como tú hablan, gritan, escriben...

    ResponderEliminar
  14. Ellos si que se enteran.

    Es horrible, se me han puesto los pelos de punta.
    NO a la violencia de genero

    ResponderEliminar
  15. Tan triste como cierto y real. Pero estos hijos desdichados y para siempre, desgraciados, con ese dolor en el alma, deben saber y conocer qué tipo de padre tienen, por tanto, estoy bastante de acuerdo con la propuesta de la ministra Leire Pajín, estudiar cada caso en concreto y quitar la custodia de los hijos y la patria potestad de esos padres nefastos...

    Versos tremendos y lamentables.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Lamentablemente, se enteran y les marca.

    Muy fuerte. Contundente

    Un beso

    ResponderEliminar