martes, 15 de enero de 2013

gestionar las emociones




Hay expresiones de moda que van y vienen y gente especialmente rápida en absorberlas, ahora está de moda hablar de gestionar las emociones.

Hay algunas que bueno, sí, reconozco que son muy expresivas: Tolerancia cero,  Sostenible, ser muy Taliban.

Otras que utilizaba mucho la gente de Organización cuando me relacionaba con ella:

Sus informes estaban plagados de Valor añadido, Proactividad y Sinergias. Todo tenía 3 patas, las cabezas estaban bien o mal amuebladas y las cosas se hacían sí o sí. Me resultaban bastante pedantes, pero afortunadamente les perdí de vista.

Mejor tolero cuando les oigo a mis hijas las cosas que me dicen: no te motives, no me ralles, me la pela, estás empanada. Creo que siempre estoy empanada para ellas, aunque tenían que verse la cara algunas veces.

Pero Al lío: Por muy de moda que esté, hablar de gestión  y de emociones a la vez, es maligno y me pone especialmente tensa.

Las palabras emoción y gestión deben almacenarse en sitios opuestos del cerebro, eso debería ser lo normal. Las emociones son emocionantes y la gestión es fría. En la gestión siempre hay algo de control, de planificación y de contención, de aquí no, ahora no, más tarde, luego, de otra forma, así no, o sea de quitar la espontaneidad.

A mí todo esto me suena a domesticar las emociones.

Me encanta lo inapropiado y debe ser por mi rebeldía frustrada.

No poder parar de reír cuando uno no debe, enternecerse sin control, sentir rabia si nos da la gana y tener un ataque de amor inoportuno puede ser muy desadaptado, pero es muy humano.





17 comentarios:

  1. Uy, pues a mí "gestionar" las emociones me parece un gran descubrimiento. Llámame fría, pero... jaja

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No conocía la palabra oxímorón, me gusta, como suena, su significado, qué bien siempre aprendiendo.

      Eliminar
  3. Lo comparto 100%. Ahora parece que hasta el humor debe sacarse en determinados momentos, cuando la gracia está precisamente en que sea fuera de lugar...

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que gestionar suena a empresa y la empresa sólo tiene un fin: el beneficio.
    Pero qué me dices de lo que se decía antes: controlar las emociones.

    La libertad de cada generación de poder nombrar todo sin cortapisas es una consecuencia de poder pensar libremente, a mí me parece genial, el problema es acostumbrarte.

    Bsos.

    ResponderEliminar
  5. La contradicción que hay en la expresión gestionar las emociones es parecida a la de inteligencia militar ¿no? Hay alguna más que ahora no recuerdo.
    En todo caso, no es algo actual, pues siempre ha habido auténticos expertos en gestionar sus emociones. Lo bueno es que las gestiones a veces no son correctas y se les escapan algunos sentimientos.

    Me alegra volver a leerte. Espero poder mantenerme por aquí

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. yo también opto por la espontaneidad y a quien no le guste, pues lo siento... siempre con respeto, eso sí...

    has gestionado muy bien esta argumentación y fíjate, que aún así, se nota que este texto te sale de lo más hondo del corazón.

    gestión y emociones, aunque a ambos lados del cerebro, pueden ir juntas, en contadas ocasiones.

    de todas formas hay algo que tengo bastante claro: más pronto o más tarde, las emociones siempre terminan por salir a la superficie, incluso a veces de forma violenta... todos oímos muchas veces eso de: era un tip@ normal... no sé cómo pudo matar a su mujer, o violar... o lo que sea.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  7. Nunca lo habia pensado de esa forma, pero tienes toda la razón. Aunque cuando me enfado, no estaría mal saber gestionarlo. Mas que la emoción las chispas que hago saltar alrededor ^^

    ResponderEliminar
  8. Las emociones están para que salgan y se manifiesten, de lo contrario, seríamos como una olla a presión sin válvula de escape. Aún así, no está de más aprender a identificar aquéllas que nos hacen sufrir y controlarlas un poco, al menos un poquito, para que no nos dominen ellas a nosotros. Supongo que en el equilibrio está el disfrute, como en todo.
    Abrazo fuerte y emocionado, Claudia ;)

    ResponderEliminar
  9. Las palabras nunca son malignas, sino el mal uso que se haga de ellas...
    Casi siempre asiento cuando te leo, pero hoy toca disentir, porque estoy en el camino de la gestión emocional y siento que estás hablando del mal uso de esa palabra y no de su sentido pleno.
    La gestión emocional no es evitar sentir, sino todo lo contrario, entender qué se siente, ver la raiz, y permitirse sentir. Eso si, si lo que se siente genera un conflicto con uno mismo o con los demás tratar de resolver el conflicto de una forma no violenta, es decir, aceptando, mostrando y siendo.

    Que gentes usen mal las expresiones no quiere decir que estas no muestren un camino interesante para evolucionar, hacia dónde? pues hacia estar más presente y consciente, sintiendo pero siendo capaz de entender esas emociones y transmitir que es lo que están trallendo.

    El video me ha encantado, vaya tio, que ganas le echa!!

    Abrazos, te aprecio aunque gestionemos distinto ;-)

    ResponderEliminar
  10. Se me olvidaba antes, tus son geniales, como tú, díselo de mi parte anda. GENIALES!!!

    ResponderEliminar
  11. Sí vale, ya entiendo lo que se cuece cuando se habla de gestionar las emociones, pero cuando se abusa de expresiones como esa, es cuando acabo aborreciéndolas y además te confieso que me gusta exagerar cuando escribo, por crear un poco de polémica y que alguien entre al trapo.

    Supongo que las geniales son mis hijas... ya les diré.

    Gracias OSuSo, sigue emocionándote con tus gestiones (o es gestionando tus emociones?).

    ResponderEliminar
  12. genial entrada y totalmente de acuerdo contigo.Las gestiones y los sentimientos juntos, no creo que lleguen muy lejos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Sigamos oximorándonos. ¿Por ejemplo qué tal si emocionamos la gestión?. Qué tal si reanimamos el mercado, si el consumo lo hacemos compulsivo, si la economía está deprimida y la prozaqueamos inyectándole inversión pública, y qué tal si hacemos correr el pánico en los parqués ... Y el sumum de la emoción aplicada a la gestión es volver a la gente enferma para sanear la economía. Mmmmmm es apasionante emocionar la gestión

    Creo que me voy a crackear un rato

    ResponderEliminar
  14. El corazón con vistas a un ERE como que no, eh??
    Sonrío.

    Bss.

    ResponderEliminar